La jugada que lo cambió todo en el Madrid-City, paso a paso: el contacto existe