Ni la muñeca, ni las condiciones ambientales pueden parar a Nadal en su sueño olímpico