Mireia Belmonte cumplió su sueño: oro olímpico tras cuatro años luchando por él