Algas o una reacción del hierro ponen de color verde el agua de una piscina de Río