Un joven británico escala un edificio de once plantas en Benidorm para hacerse un selfie

Un joven británico escala un edificio de once plantas en Benidorm para hacerse un selfie