La desesperación de J.M Gutiérrez en el palco del Cádiz: nervios, aspavientos y llamadas