Las cámaras captaron el desproporcionado empujón de Jordi Alba a Chendo