Jordan Mickey consigue con la cabeza la canasta más inverosímil de la Euroliga