Joaquín y su devoción por los aficionados: "No hay cosa más bonita que la mirada de un niño"