Llega el viernes y su cuerpo lo sabe: Joaquín entra al vestuario del Betis entre palmas y bailes