Joaquín, eufórico en el vestuario tras el derbi: “¡Yo ya me puedo retirar tranquilo!”