Joaquín y su curiosa explicación a la falta de ortografía que estuvo a punto de arruinarle la noche