Joaquín explica cómo se dio cuenta de que el balón había entrado en su gol olímpico