La fiesta más surrealista del Betis: una tuna y Joaquín tocando la pandereta