Joaquín monta un partido benéfico y se encuentra una sorpresa: casi le toca vestir el escudo del Sevilla