Jesé reparece más fino que nunca tras uno de los momentos personales más duros