Un ejemplo de superación: Javier Mejorada nació sin tibia derecha y juega al fútbol con su prótesis