James y Bale abandonaron el Bernabéu antes de tiempo con el permiso del club y de Zidane