Así era Jaime Ortí, el presidente que enamoró al valencianismo