Isco apunta a la Copa tras siete partidos con Solari sin comenzar como titular