Irene O'shea, a sus 102 años, se convierte en la persona con más edad en tirarse en paracaídas