Un estadio de Brasil se convierte en una piscina de lodo debido a las lluvias torrenciales