De intocable, a ser uno más: Bale recibió los primeros pitos a los 20 minutos de partido