Así intentaron Ramos y Jesé ocultar que estuvieron de fiesta hasta las cuatro y media