La intensidad que reclamaba Zidane: El mensaje caló en el vestuario