Los insultos y amenazas de los hooligans a la Policía: “¡Españoles bastardos!”