Los hinchas ingleses, la mayor preocupación del amistoso de la Roja en Alicante