Infierno en Salónica: el Paok celebró la liga con un mar de bengalas