Sin importar los colores: así se hicieron las portadas de Sport y Mundo Deportivo