La ilusión sevillista es mayor que nunca tras ganar al Elche y alcanzar la segunda plaza