La simulación más ridícula: El portero agrede al delantero... y se hace el dormido