La realidad supera la ficción: gana un punto de voley gracias a un rebote en la cara