Los jugadores del Botafogo brasileño ven si son campeones por un smartphone