¡Qué golpe! Esto es lo que pasa cuando miras el móvil en un partido de la NBA