¡Vaya estilo tiene el entrenador del Peterborough haciéndose el muerto!