La humildad de Vinicius: regaló su camiseta y terminó abrazado al rival que le defendió durante todo el partido