Los ‘hooligans’ rusos y franceses se suman a los ingleses para sembrar el caos en Marsella