Aplausos y un pasillo improvisado: el homenaje que recibieron unos niños tras perder un partido por parte de sus padres