Vuelve el 'hombre-araña': Marcin Banot sube una noria sin ayuda ni protección