Un grupo de hinchas del Real Madrid se queda tras el partido para apoyar al equipo y los jugadores no hacen ni caso