Hierro impidió a Piqué irse al vestuario para pedirle que saludara a la afición