El hermetismo de Cristiano con la prensa