El regate de Hazard a la prensa para que no le pregunten por su futuro