Haaland, el guepardo de la Champions: el portento físico que dejó escapar Real Madrid y Barça