Los guiñoles franceses, a ritmo de Escobar