Guerra abierta en el Barça: los jugadores toman el control anulando a Bartomeu