Rubiales gana la guerra de horarios: Habrá fútbol los viernes pero no los lunes