Guardiola pierde los papeles tras perder contra el Liverpool: aspavientos y mucha ironía