Griezmann vuelve al Wanda con la incógnita de si será o no pitado