Griezmann paga su cláusula de rescisión de 120 millones y ya es nuevo jugador del Barcelona